La importancia de las emociones en el aprendizaje

A propósito del libro de Juan Casassus "La Educación del Ser Emocional" el diario La Tercera de Chile señala "Tomar mayor conciencia del cuerpo a través de juegos y dinámicas y cargar de mayor afectividad las asignaturas son algunas herramientas, las que también pueden surgir de la propia intuición del profesor"

Más información en: La Tercera

Me parece que es una buena noticia el libro de Casassus. Un aporte a que en la escuela se reconozca que niños y niñas aprenden con todo su ser, ser en el que está incluida la emocionalidad y la corporalidad.

Afortunadamente se comienza a reconocer institucionalmente (los buenos docentes de todas las épocas siempre han considerado lo emocional) la importancia de las emociones.

Los grandes aprendemos mejor de la misma manera, integrando emociones y cuerpo, el tema es que hemos sido entrenados durante largos años a quedarnos quietos y serios, para que la mente funcione y pueda aprender. Hay que darle una oportunidad a las emociones y a la educación emocional.

4 comentarios:

Carola Jorquera... dijo...

hay que empezar a recordar que la educacion nos debe ayudar a ser humanos... humanos...
un rumor para haer correr


saludos

PS: lo agregue a mis links, espero no haya problema
=)

Robert dijo...

Encantado que me tengas en el ESCARAMUJO ...

Robert

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Luisa dijo...

Hola Robert,
Este es uno de los temas en Educacion que me parecen sumamente importantes de incorporar. Solo conocer nuestras emociones y aceptarlas nos hace mas felices. De ahi en adelante manejar y controlar las emociones negativas se hace mucho mas facil. Espero que poco a poco la educacion, sobretodo la basica, considere este aspecto, pues es en esa etapa que vamos forjando nuestro caracter. Actualmente estoy leyendo el libro "Inteligencia emocional en el liderazgo" y en el se reconoce que lo esencial en los liederes actuales debiera ser el conocimiento y manejo emocional, tanto propio como de los demas.
Saludos,
Luisa.